Amantes del ciclismo conectados

Tenemos 2075 invitados conectado(s)
Inicio | Ruta | Ernesto Colnago, el Steve Jobs del Ciclismo cumple 80 años

Más noticias de Colombia y el Mundo
back_separt 

El nombre de Ernesto Colnago (Nacido en Cambiago el 9 de Febrero de 1932), es sinónimo de ciclismo y de bicicletas no solo en Italia o en Europa sino en todo el mundo. Su nombre y su sello (una hoja de trébol), representan para el ciclismo lo que Steve Jobs y su manzana para la tecnología en los últimos 20 años.

Colnago es y ha sido desde hace 65 años un ser humano que ha vivido en función del ciclismo y de la bicicletaColnago es y ha sido desde hace 65 años un ser humano que ha vivido en función del ciclismo y de la bicicleta

Colnago es y ha sido desde hace 65 años un ser humano que ha vivido en función del ciclismo y de la bicicleta. En 1947 ganaba su primera carrera a los 15 años de edad (Copa Garbellini), cuando su patria y el mundo apenas salían de los horrores de la II guerra mundial. Su paso por el ciclismo competitivo fue muy fugaz y más bien entendió rápidamente que serían el trabajo y su genialidad los que le iban a permitir a subsistir a él y a su familia pues sus padres Antonio y  Elvira difícilmente ganaban lo suficiente para vivir en la Calle Garibaldi número 8, la casa paterna donde nació Ernesto y sus hermanos y sitio del que nunca se han ido y más bien allí crecieron ellos y el apellido COLNAGO. 

Por ello es que en 1954 abre su primer negocio de bicicletas, alquilándolas  a los niños y adultos y fue a finales de este año cuando por primera vez pone su nombre a una bicicleta de su propiedad, comenzando entonces una meteórica carrera como mecánico de grandes equipos y corredores que le llevó desde 1955 a su primer Giro de Italia, a 1964 a su primer mundial como mecánico de la selección nacional. Su destino quiso que en 1965 llegase a ser el mecánico del equipo MOLTENI donde habría de conocer y a acompañar al mejor ciclista de todos los tiempos: Eddy Merckx.

Merckx significó para Colnago un paso y un capítulo especial en la vida de quien ya era un famoso no solo diseñador sino igualmente constructor e investigador obsesivo de la bicicleta. Fue por ello, que el supercampeón belga encargó en 1971 a Colnago, el diseño y la construcción  de la máquina con la que el monstruo atacaría el RECORD MUNDIAL DE LA HORA en Octubre de 1972 en México, en lo que fue entonces considerado como el: “Salto a la luna del hombre en bicicleta”.

Colnago apareció en México con la bicicleta de pista para el record, considerada en su momento la más liviana del mundo (5,750 Kilogramos), cuyo peso se redujo gracias a la refinada perforación de muchas de sus piezas y a la utilización de materiales como el acero, aluminio y Titanio- este último – hasta entonces no utilizado para este deporte).

La hazaña realizada en el Velódromo Agustín Melgar de México en Noviembre de 1972, con la presencia del Rey Balduino de Bélgica, cientos de periodistas y unos miles de aficionados llevó a Merckx a batir el récord de la hora del danés Ole Ritter puesto en esa misma pista en 1968 (48,653) y llevarlo hasta los (49, 431) Kmts que entonces fueron considerados como una marca inaccesible por muchos años. Pasarían 12 antes de que alguien lo intentara: Francesco Moser en 1984 quien consiguió los fabulosos (50, 808) en Enero y dos días más tarde la llevaría hasta  (51,151). El genio constructor de Cambiago y su hermano Paolo volverían a la carga con el suizo Tony Rominger quien volvió a batir el record mundial de la hora en el Velódromo de Bordeaux (Francia), el 5 de Noviembre de 1994, 22 años después de Merckx,  llevando la marca hasta los (55,291) Kmts  tripulando – otra vez- una hermosa y sofisticada Colnago diseñada especialmente para esa nueva hazaña tecnológica y deportiva.

Al término de su inolvidable gesta, el inigualable Merckx  dijo que: “Jamás lo intentaría otra vez porque ha sido la más grande exigencia de mi vida”. Merckx conseguía en ese momento su consagración absoluta y Colnago entraría definitivamente en el Olimpo de los dioses de la mecánica, construcción, diseño e investigación en torno a la bicicleta y el ciclismo.

Con Ernesto Colnago, el mundo de la bicicleta ha venido viviendo en la medida en que pasaron los años, una auténtica revolución y transformación en la geometría, materiales, aplicación de los accesorios, física, ergonomía, y todas las ciencias posibles han sido aplicadas a “Las joyas de Cambiago” como se conocen sus bicicletas que casi siempre son fabricadas una a una, a mano limpia, sobre medidas, con lo más moderno y sofisticado en materiales y accesorios.

Colnago – como sucede con los genios- fue varias veces tildado de loco y señalado rumbo al fracaso pero siempre salió adelante. Por ejemplo, al comenzar a utilizar el carbono a comienzos de los 90’s, pocos podían creer en que era posible reemplazar al tradicional acero o aluminio y hasta el titanio pero hoy todo fabricante de bicicletas que se respete tiene que construir en  Carbono o se encuentra “out”.

80 años después de haber nacido en Cambiago (a 20 kilómetros de Milano), Ernesto Colnago y su fiel hermano Paolo siguen allí, manejando su  imperio en una hermosa fábrica construida y renovada hace menos de diez años para reemplazar el primer taller donde se convirtió en “el mago de la bicicleta”, en el orfebre de tantos otros títulos que se le han concedido siendo el más importante y trascendental el de “Caballero de la industria”, concedido por el gobierno italiano. Sus amistades pasan desde el Papa de Roma, Reyes, Presidentes, Ministros, Artistas, personalidades de todo orden como Enzo Ferrari quien fuera su gran amigo y con quien fabricó una bicicleta uniendo las dos tecnologías (Colnago-Ferrari), orgullo que pocos pudieron o pueden darse.

A su fábrica han ido los más importantes ciclistas del mundo que han montado sus bicicletas, los más prestigiosos hombres de empresa, entrenadores, managers, periodistas y aficionados al ciclismo. Ir a Cambiago y entrar en su fábrica es recorrer la historia de 60 años dedicados al ciclismo en todas sus manifestaciones. Toda la fábrica está decorada en sus paredes con enormes cuadros donde están las camisetas de los grandes campeones en las más prestigiosas carreras que han ganado con Colnago. Hay un piso dedicado al museo donde están las bicicletas originales con las que esos campeones se han impuesto y los modelos que su inquieta mentalidad han ido creando para el progreso de este deporte.

Tengo la fortuna de conocer a Ernesto Colnago desde finales de 1971 y de conservar su amistad a lo largo de todos estos años, de la cual me siento orgulloso. Hoy llega a sus 80 años pero sorprende a cualquiera con su vitalidad física y mental. Siempre está con un lápiz y un papel en la mano, dando forma a sus ideas en torno a la bicicleta. Sigue siendo el genial aventurero y emprendedor ciclista, mecánico, empresario, fabricante, patrocinador, promotor y diseñador. Ha sido un motor y estímulo de la industria de la bicicleta y un ejemplo para sus competidores en todo el mundo. Muchos de los que corrieron en sus bicicletas se convirtieron luego en fabricantes también: Masi, De Rosa, Moser, Bataglin y hasta el mismo Merckx.

Para celebrar su cumpleaños, Colnago ha puesto en el mercado un modelo con número limitado de piezas, que seguramente será de colección como muchos otros (Máster-Oro-Cincuentenario, etc., etc.). Se trata  de la C-59 Ochenta terminada en su parte frontal con un baño de oro y con los más refinados accesorios de Campagnolo, incluido el cambio electrónico de la marca que fue su aliada muchos años.

En una llamada que le hice para felicitarle me dijo que: “esta fecha es una meta volante en mi vida. Espero seguir trabajando, queriendo y creando las mejores bicicletas”. El modelo de la celebración seguramente será rociado con champaña por parte de su hija Anna, su yerno y su nieto Alejandro, su hermano Paolo y los cientos o miles de amigos que de cerca o de lejos le acompañamos.

Colnago es, ha sido y seguirá siendo una referencia en el mundo de la bicicleta como su paisano y vecino Enzo Ferrari. El mundo siempre habrá de reconocerle -como a Steve Jobs- su importancia y aporte gigante para la evolución del más bello juguete del mundo (La Bicicleta) y del deporte más rudo del mundo: El Ciclismo.


blog comments powered by Disqus